Cómo los memes y cuentas parodias dan paso a la desinformación

You are currently viewing Cómo los memes y cuentas parodias dan paso a la desinformación
Comparte:

Las bromas y/o ironías provenientes de las cuentas parodias hacen creer a varios usuarios que es información real, esto porque sus diseños son muy similares a las redes sociales de los medios de comunicación tradicionales y por su rápida viralización, a través de memes o imágenes con citas sobrepuestas. El problema es que es un contenido cada vez más frecuente y se ha convertido en un reto para los internautas e incluso para los periodistas. 


La parodia se cataloga como una desinformación que se crea «sin intención de hacer daño, pero que tiene potencial de engañar», tal como afirman desde First Draft News (FDN)

El potencial de engañar se genera, por ejemplo, con nombres de cuentas similares a las plataformas de medios de comunicación tradicionales, o fotos muy bien editadas que transmiten una sensación de credibilidad que engaña a las personas. 

Es así como los lectores comparten una publicación sin comprender que es una broma tomando el contenido en serio. Mientras más veces se comparte la publicación, más se pierde la conexión con el contenido original y se tergiversa la verdadera motivación que existe detrás. 

Los tipos de cuentas parodias

A nuestras redes sociales de Fast Check CL llegan todas las semanas capturas de pantallas de cuentas parodias como Radio Acuicultura FM que son compartidas por usuarios como si fuesen reales.

Cuando el contenido se deforma puede aparecer en las siguientes versiones:

Citas mal atribuidas

Son fotos editadas con una supuesta cita de alguna figura pública, político y/o experto. Es común que distorsionen una frase mencionada o que derechamente inventen una cita con intención de ironizar, bromear o criticar.

Un ejemplo reciente es la imagen que se compartió de la cuenta en Twitter CÑÑ en español, sobre una supuesta frase del ex presidente Sebastián Piñera, quien habría asegurado que le parecía «egoísta» de parte del Gobierno negar el quinto retiro. Tal afirmación era falsa y procedía de la cuenta parodia. 

Publicación de Twitter

Memes

Las imágenes con contenido humorístico son viralizadas rápidamente puesto que son historias divertidas e irónicas que son muy tentadoras de compartir. El contenido pasa de usuario en usuario y el motivo humorístico original se puede distorsionar, dando paso a desinformaciones.

Por ejemplo, la página de parodia Acuicultura FM, subió una publicación con la intención de generar humor sobre una frase del ex candidato presidencial, Eduardo Artés, quien habría señalado: «No soporto que la convención tenga este nivel de radicalización». Pero, esto es falso, incluso el mismo involucrado salió a desmentirlo porque creyó en la parodia.

Videos manipulados

Los usuarios editan videos sobre temas que están en el debate público, ya sea distorsionando el audio, colocando videos fuera de contexto o editándolos, provocando así una desinformación entre los usuarios.

Un ejemplo, es un material verificado por Fast Check CL que se viralizó sobre una supuesta joven ucraniana que salió en la TV pidiendo que el Presidente Zelensky «dejara las drogas y volviera a los escenarios». El video fue editado en Tik Tok, pero muchas personas lo compartieron pensando que era real. 

Rumores

El rumor es una forma de dar sentido al mundo que nos rodea, tal como se afirma en un estudio de la Universidad de Columbia.  Por lo mismo, si el contenido de la publicación coincide con lo que pensamos, la naturaleza humana tiende a creerlo. 

Las cuentas parodia publican contenido y los usuarios se encargan de darle un sentido diferente al que es en realidad.

Por ejemplo, la cuenta parodia -que fue suspendida- del medio de comunicación peruano, La República, compartió que el Presidente Castillo había instado a la ciudadanía a comer palomas ante la escasez de pollo, lo que fue ampliamente compartido. 

Activismo político

Son usuarios en redes sociales que ocupan imágenes y videos para burlarse de ideologías políticas, ironizar y/o mentir. Este contenido se esparce por grupos donde se reúnen personas que piensan similar o a través de Twitter.

Por ejemplo, la semana pasada circuló la noticia de que supuestamente Karina Oliva estuvo en un punto de prensa del Presidente Gabriel Boric, lo que era falso, siendo compartido más de mil veces. 

Apropiación de identidades de figuras públicas

En este caso, se busca criticar o burlarse de una figura pública. Crean una cuenta parodia publicando tweets a su nombre, pero con algún cambio leve en el nombre. En ocasiones, se puede captar la motivación del perfil en su descripción.

Por ejemplo crearon una cuenta parodia del líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, en la cual se publica contenido irónico y humorístico.

Identifica una parodia

Para no caer en bromas disfrazadas cuidadosamente en redes sociales, es necesario estar atento y observar los pequeños detalles de la publicación. Antes de compartir una información:

Observa con detención el nombre del usuario

Algunos usuarios crean plataformas muy similares a cuentas de medios de comunicación con alta reputación, lo que tiende a confundir a los lectores. 

Si bien la cuenta en redes sociales parece real, puedes identificar en el nombre, si hay algún carácter distinto o alguna letra cambiada. También puedes ir a la descripción del perfil para observar si se detalla que es una cuenta parodia.

Además, se crean sitios web con la intención de desinformar y, en esos casos, puedes buscar en la sección que describe la página, para averiguar si es una cuenta humorística intencional. Muchas veces comentan ahí sus verdaderos motivos. 

Observa el lenguaje

El tipo de lenguaje puede llamar la atención de los usuarios y despertar emociones. Existe un tipo de lenguaje llamado sensacional o incendiario, que es un tipo de táctica para hacer caer en desinformaciones. 

Un lenguaje emocional es una característica de las publicaciones que logran amplia viralización en redes sociales.

También recurren a creencias existentes para reforzar lo que piensan las personas y así que se sientan más seguros de compartir dicha información. 

Entonces, si la publicación te produce una reacción emocional, es importante replantearse compartir la publicación y buscar más antecedentes del medio de dónde proviene. 

No olvides  buscar la información en motores de búsqueda

Recuerda contrastar información, si te causa duda la procedencia de la noticia, toma un minuto y busca el titular en los motores de búsqueda y observa si la noticia aparece en medios de comunicación oficiales.

De igual manera, puedes realizar búsqueda inversa en la sección de imágenes de Google para investigar si existen publicaciones similares y así posiblemente encontrar la foto original. 

Conclusión

Las parodias son un contenido que ha tomado mucha fuerza en redes sociales. Cuando se comparten, se va desvirtuando su verdadero motivo y llega a usuarios que las consideran como información real. Es clave fijarse en detalles que saltan a la vista como el nombre de usuario, la descripción de la cuenta y el lenguaje que utilizan. A través de memes, citas mal atribuidas, personajes ficticios de figuras públicas o videos, se puede dar paso a una desinformación y hay que estar atentos a las señales para no caer en una broma.

Comparte: