“Calibre de bala que mató a cabo Nain es el mismo que acabó con la vida de Catrillanca”: #Real

En una publicación de Instagram se aseguró que el calibre de bala que asesinó al cabo Eugenio Nain es el mismo que habría terminado con la vida de Camilo Catrillanca. Fast Check CL investigó el tema y pudo verificar que la afirmación es real, ya que en ambos casos fue con un una bala de 5.56.


Por Isidora Osorio

Este martes se aseguró a través de Instagram que la bala que asesinó al cabo Eugenio Nain el pasado 30 de octubre fue la misma que terminó con la vida de Camilo Catrillanca en 2018. “Calibre de bala que mató a cabo Nain es el mismo que acabó con la vida de Catrillanca”, se explicita en la imagen donde ambos aparecen.

Ir a la Publicación

Caso Eugenio Nain

El 30 de octubre falleció el cabo segundo Eugenio Nain Caniumil luego de ser baleado. Este habría estado realizando un patrullaje en el sector de Metrenco en la Región de La Araucanía cuando recibió un balazo en su costado dorsal.  

El fiscal regional de La Araucanía, Cristián Paredes, aseguró que “mientras este carabinero iba conduciendo el vehículo que tenía a cargo, un radiopatrulla, recibió un impacto que ingresó por su costado dorsal y le causó gravísimas heridas que finalmente terminaron siendo irrecuperables”

Este caso provocó gran polémica luego de una afirmación realizada por la tía en el funeral del difunto.

“Estamos abandonados. A él no lo mataron por ser carabinero, lo mataron por ser mapuche es lo que puedo decir”, sentenció la tía de Eugenio Naín en su funeral.

Aún no se tienen todos los antecedentes, pero Radio Bio Bio pudo conocer la investigación que se estaba llevando a cabo por el Laboratorio de Criminalística de Carabineros (Labocar). Aquí se especificó que en el cuerpo del joven se encontraron fragmentos de municiones de calibre 5.56 milímetros.

Caso Camilo Catrillanca

El miércoles 14 de noviembre de 2018, hace un poco más de dos años, fue asesinado Camilo Catrillanca por carabineros en el sector de Ercilla en la Región de La Araucanía.

Según la causa penal todo se dio en medio de un operativo policial que estaban realizando los uniformados. Los hechos cuentan que Camilo Catrillanca iba manejando un tractor cuando se cruzó con unos carabineros que le empezaron a disparar.

  • Te puede interesar:

“Al percatarse de la presencia policial, Camilo Catrillanca Marín giró el
tractor. En este contexto, sin que mediara ninguna circunstancia o acción que lo justificara, el acusado Carlos Alarcón utilizó su fusil M4 dotado con munición de 5.56 milímetros, para disparar por la espalda en varias oportunidades, en contra del tractor y sus ocupantes”, se asegura en la causa penal.

De manera paralela, el acusado Raúl Ávila también disparó al tractor de Camilo Catrillanca con su fusil M4 dotado con munición de 5.56.

Fusil M4

“Como resultado de los disparos efectuados por los acusados, la víctima, Camilo Catrillanca Marín, recibió un impacto balístico en la zona parietal posterior izquierda, que le causó un traumatismo cráneo encefálico abierto que le provocó la muerte, se explicita en la causa.

Fotografía de Camilo Catrillanca en una manifestación obtenida en el sitio del Instituto Nacional de Derechos Humanos

Munición de 5.56 milímetros

La segunda de izquierda a derecha es la munición de 5.56 milímetros, con un peso de 62 gramos.

El presidente de la Unión Nacional de Dueños de Armas de Fuego (UNDAF), Ricardo Durán, explica que este tipo de bala tiene una trayectoria muy precisa. De esta manera, donde la persona ponga el punto será donde llegara la bala.

“El 5.56 tiene una trayectoria muy tensa, esto quiere decir que a largas distancias donde tu pongas el punto será donde el proyectil va a llegar. Es casi como un puntero laser, es bastante precisa.

“Lo que te puedo decir es que si el mismo proyectil liquidó a un carabinero y a un comunero podemos ver la efectividad de la bala que tiene una trayectoria completamente directa y una gran precisión“.

Ricardo Durán, presidente de la Unión Nacional de Dueños de Armas de Fuego

Además, explica que por ley las únicas personas que pueden acceder a ese tipo de armas son las Fuerzas de Orden Público. Sin embargo, no son los únicos que las tienen en Chile, ya que existen grupos que la tienen de manera ilegal.

Legalmente ningún civil en Chile puede acceder a este tipo de arma solo instituciones como Carabineros, Ejército y PDI. Pero igual narcotraficantes y otros grupos acceden a estas armas por contrabando de manera ilegal“, sostiene Durán.

  • Te puede interesar:

Conclusión

Fast Check CL, leyendo y contrastando la causa penal del caso de Camilo Catrillanca y la información del caso de Eugenio Nain, pudo concluir que la afirmación entregada en Instagram es real, ya que ambas muertes fueron ocasionadas por una bala de 5.56 milímetros, que se puede disparar de un M4.

Fast Check CL se financia gracias a las donaciones, que nuestras lectoras y lectores nos hacen. Si te gusta el trabajo que hacemos, puedes donar desde $500 CLP mensuales para que sigamos publicando. Gracias por apoyar el periodismo independiente chileno. Ir a donaciones.

Todos los contenidos publicados por Fast Check CL son de propiedad de Tlön Comunicaciones SpA y no pueden ser reproducidos sin expresa autorización.

This Post Has 2 Comments

  1. Avatar
    Daniel Brevis

    El peso de la bala son 62 granos, equivalente a aproximadamente 4 gramos, no 62 gramos!

  2. Avatar
    Mario Rivanera

    Esto amerita algunas precisiones. Cuando en la prensa hablan de un proyectil 5.56 mm “de guerra” supongo que se refieren al cartucho 5,56 × 45 mm OTAN, diseñado en EE.UU. en los años ’60 del siglo pasado y fabricado en ese país por Remington con la denominación militar M-193, ya en la Guerra de Vietnam, con la intención de sustituir (en la práctica para complementar) al 7.62×51 OTAN con la premisa de que la creación de un cartucho más liviano y pequeño, permitiría un mayor poder de fuego a los combatientes junto a una mayor precisión a rangos medios de combate, debido a su retroceso reducido. Para esto se inspiraron en el .222 Remington de 1950, un cartucho de caza de tipo Varmint o Alimañero, diseñado para la caza de especies animales menores, zorros, por ejemplo. El M-193 tenía varios defectos y fue sustituido en la OTAN en el año 1979 por el eficaz rediseño SS109 de la compañía Belga FN Herstal, un cartucho con ojiva de núcleo mixto acero/plomo y 940 metros por segundo de velocidad inicial en cañones de 508 mm de largo, capaz de perforar un casco de acero a 600 metros. Esta es actualmente la munición estándar de las fuerzas armadas de la OTAN y también de numerosas naciones que no forman parte de ella. La versión civil, de caza, vendría a ser el .223 Remington de 1964, una versión comercial muy similar al calibre de guerra pero que no es completamente compatible con los fusiles de asalto militares. De hecho las carabinas M-4 civiles que se venden como pan caliente en EE.UU. suelen estar recamaradas para el .222 o el .223 Remington.
    A lo que voy es que según información de los medios, basada en las pesquisas del Labocar, se recuperó una bala muy destrozada del torso del Carabinero fallecido, la cual habría penetrado por el costado, usualmente un área poco protegida por los chalecos antibalísticos, desde unos cien metros de distancia. Esto no me cuadra con los efectos de balística terminal de una bala semiperforante militar de un M-4, M-16 u otro fusil de asalto similar, más bien coincide con el comportamiento de una bala expansiva de uso cinegético, probablemente proveniente de un fusil de cerrojo. Una bala militar está diseñada para perforar limpiamente a través de un cuerpo e incapacitar mediante el efecto de shock hidráulico. La Convención de Ginebra prohíbe las balas expansivas o de caza en combate (siempre existen argucias legales y técnicas para darle la vuelta a esto, claro está). Una bala de caza se diseña para expandir rápidamente sin una gran penetración y transferir una alta cantidad de energía al cuerpo de un animal a fin de matarlo los más rápida e indoloramente posible. Las balas de caza se deforman, frenando su avance dentro de un cuerpo, las de guerra no. A cien metros una bala 5.56 OTAN habría atravesado el cuerpo del policía y seguido su viaje centenares de metros. Mi humilde opinión es que se trató de una bala disparada por un fusil de caza y no de un fusil de asalto ilegal en manos de narcos (a ellos les gustan las armas semiautomáticas, y de ser posible, totalmente automáticas). Tal vez estoy equivocado, es dificil saberlo sin, al menos, leer el informe del Labocar. Lo que sí yo haría, si la investigación estuviera a mi cargo, sería averiguar quienes son los dueños de fusiles .223 (armas totalmente legales en Chile, por ejemplo en la Armería Urcelay de Paseo Bulnes 184 en Santiago venden fusiles Weatherby .223 en algo más de $700.000) y luego requisaría temporalmente esas armas con sus correspondientes municiones para analizar metalúrgicamente los proyectiles. Tal vez no se puedan comparar las marcas que deja el estriado del cañón, ya que la bala quedó destruida, pero un análisis usando un cromatógrafo de gases podría entregar una huella digital metalúrgica que relacione la bala asesina con munición proveniente de algún lote y fabricante específico. No existen dos municiones exactamente iguales. Tal vez algún fiscal pudiese seguir una arista así de este caso.

Agregar un comentario