La mascarilla daña el cerebro de los niños por la falta de oxígeno: #Falso

You are currently viewing La mascarilla daña el cerebro de los niños por la falta de oxígeno: #Falso
Comparte:

En una publicación de Instagram se aseguró que «la mascarilla mata el desarrollo del cerebro de los niños por la falta de oxígeno». Fast Check CL calificó como falsa la afirmación, ya que, según expertos no hay evidencia científica que demuestre que las mascarillas pueden dañar el cerebro de los niños y plantean que no dificultan la entrada de oxígeno.


Si tienes poco tiempo:

  • En una publicación de Instagram se compartió una imagen que asegura que «la mascarilla mata el desarrollo del cerebro de los niños por la falta de oxígeno».
  • Fast Check CL revisó distintos documentos y consultó a expertos, con lo que pudo comprobar que no hay evidencia científica que demuestre que las mascarillas afectan el desarrollo del cerebro en los niños.
  • Tampoco se ha constatado que las mascarillas dificulten la respiración en los menores, al contrario, se plantea que con los cubre bocas reciben todo el oxígeno que necesitan.

Por Isidora Osorio

En una publicación de Instagram, se compartió una imagen donde se asegura que la mascarilla afecta el desarrollo del cerebro en los niños porque no reciben suficiente oxígeno.

Específicamente, en la publicación se asegura que «el bozal mata el desarrollo del cerebro de los niños por la falta de oxígeno». Sin embargo, Fast Check CL pudo comprobar que la información compartida es falsa.

Publicación verificada.

Verificación

Al consultar a expertos y revisar documentación relacionada con el tema, se pudo comprobar que la información compartida es falsa, ya que no hay evidencia científica que demuestre que las mascarillas pueden dañar el cerebro de los niños por falta de oxígeno, al contrario, se ha demostrado que las mascarillas tienen un material que no bloquea la respiración de los menores.

Las mascarillas no dañan el cerebro de los niños

Fast Check CL lo primero que hizo fue contactarse con el médico Hernán Sepúlveda, pediatra broncopulmonar del Hospital Luis Calvo Mackenna y director del Departamento de Pediatría y Cirugía Infantil de la Universidad de Chile, quien aseguró que «no hay ninguna evidencia científica que demuestre que (las mascarillas) provocan daño en el cerebro de los niños. Nosotros tenemos el ejemplo de los niños con patología oncológica, que desde antes de la pandemia han usado mascarillas N95 para protegerse del medio y no han presentado ningún problema».

De igual manera, la Asociación Española de Pediatría recalca que «no existe ninguna evidencia científica (que demuestre) que el uso de mascarillas en niños mayores de dos años de edad conlleve riesgo de efectos adversos indeseables para la salud de los niños».

Además, Perla David, neuropediatra de la Universidad de Chile, explicó a este medio, en otro fact-checking, que «el uso de mascarillas no es causa de enfermedades neurodegenerativas. Estas están diseñadas para ser un medio permeable por donde circula el aire. Por lo tanto, no causan falta de oxígeno (en el cerebro) o hipoxia».

Las mascarillas no dificultan la respiración de los niños

En la publicación se menciona específicamente que las mascarillas dañan el cerebro por falta de oxígeno, sin embargo, ya se ha comprobado que los cubre bocas no dificultan la respiración de los niños.

De hecho, un estudio publicado el el 2 de marzo de 2021 por el Journal of American Medicine Association (JAMA) comprobó que las mascarillas no entorpecen la respiración de los niños.

«En este estudio de cohorte de 47 bebés y niños pequeños en Italia, el uso de mascarillas quirúrgicas durante 30 minutos no se asoció con cambios en los parámetros respiratorios o signos clínicos de dificultad respiratoria», afirman.

De igual manera,  Jonathan Parsons, neumólogo en el Centro Médico Wexner de la Universidad Estatal de Ohio y director del Centro de Asma del mismo Estado, aseguró que «como neumólogo, médico especialista en el sistema respiratorio, le puedo asegurar que detrás de esa máscara, su respiración está bien. Está recibiendo todo el oxígeno que necesita y sus niveles de dióxido de carbono no aumentan».

Además, la organización Children Healthy menciona que «las mascarillas son hechas de materiales respirables que no bloquean el oxígeno que su niño necesita. Las mascarillas no afectan la capacidad de un niño para poner atención (enfocarse) o aprender en la escuela. La gran mayoría de niños de 2 años en adelante pueden usar los tapabocas con seguridad por largos periodos de tiempo, como es el caso del día escolar o en la guardería. Esto incluye a niños con muchas afecciones médicas».

¿A qué edad los niños pueden ocupar mascarilla?

Es importante señalar que los niños menores de dos años no pueden utilizar mascarilla porque puede ser peligroso. De acuerdo a la Academia Americana de Pediatras (AAP), «los niños menores de dos años de edad no deben usar mascarillas debido a que es posible que no se las puedan quitar por sí solos y necesiten ayuda».

La organización Kids Health, por su parte, explica que los niños menores de dos años no pueden usar mascarilla porque tienen «vías aéreas más pequeñas; por eso les cuesta más respirar a través de una mascarilla y si les cuesta respirar y no pueden decírselo a nadie, ni quitarse la cubierta por sí mismos, podrían asfixiarse».

En cuanto a las recomendaciones, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) aconseja que los niños menores de cinco años no utilicen mascarillas «dada su incapacidad de utilizar adecuadamente una mascarilla con una asistencia mínima».

Conclusión

Fast Check CL calificó como falso el contenido compartido en Instagram, ya que, según expertos, no hay evidencia científica que demuestre que las mascarillas pueden dañar el cerebro de los niños por falta de oxígeno, al contrario, plantean que estas no dificultan la respiración de los menores.

Comparte:

Isidora Osorio

Periodista de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Trabajé como investigadora en el Premio InspiraTec del Ministerio de Economía de Chile, en el programa Mi Barrio de Canal 13 y fui finalista del premio Periodismo de Excelencia de la Universidad Alberto Hurtado (2018). Mi gran pasión son analizar temas con datos, hacer fact checking y descubrir cosas nuevas en ciencia y salud.